El ciclado del acuario

Los cimientos de tu nuevo proyecto.

Ciclo del nitrógeno

Ciclar un acuario no es esperar 15 o 30 días. Cuando empezamos en esta afición ya sea por parte de las tiendas, familiares o conocidos, todos nos hablan del ciclado del acuario y la mayoría de las veces va acompañado de un «eso es montarlo todo y esperar X días» y no es así. En este artículo aprenderás que ciclar un acuario no es más que esperar a que el ciclo del nitrógeno se complete y para entenderlo, y saber cuánto dura, vamos a hablar de él.

El nitrógeno

El nitrógeno es un gas muy extendido en la naturaleza. Representa más del 78% del aire atmosférico, en el que el oxígeno constituye el 20% y los otros gases sólo están presentes en forma de trazas. El nitrógeno forma parte de la composición de los tejidos animales y vegetales y de un gran número de compuestos orgánicos.

Neutro en el aire en su forma biatómica, el nitrógeno (N2) se convierte en peligroso cuando se transforma en el gas amoníaco (NH3), que posteriormente se transforma a su vez en nitratos (NO3), que son tóxicos a altas dosis para los animales, pero sirven como alimento a las plantas, algas y corales. Estas transformaciones, de cuyo desarrollo depende la supervivencia de los habitantes del acuario, constituyen el ciclo del nitrógeno.

El ciclo del nitrógeno

El ciclo del nitrógeno (Los valores de este gráfico podrían variar en cada acuario y no deberían tomarse como referencia).

La nitrificación o ciclo del nitrógeno

En el acuario se acumula una importante cantidad de materia orgánica producida por los animales y los restos de comida. Si todos estos productos se descomponen en el agua, la envenenan de manera irremediable. Para evitar este grave problema los acuaristas tenemos dos maneras de evitarlo, no sobrepoblar el acuario y no alimentar de más.

La nitrificación tiene como resultado la transformación del nitrógeno orgánico en una forma mineral asimilable por plantas, algas y corales del acuario.

Esta transformación de los desechos orgánicos corre a cargo de las bacterias. La mayoría de las veces, se trata de bacterias aerobias, que necesitan oxígeno para vivir. Si se utiliza un filtro exterior o sump, el desarrollo y la actividad de las bacterias están directamente vinculados a la presencia de oxígeno. Es pues primordial que el filtro o sump funcione ininterrumpidamente, ya que su detención entraña la aparición de bacterias anaerobias capaces de liberar productos muy peligrosos, como el metano. En caso de parada accidental o avería durante algunas horas, los procesos anaerobios inician su actividad. Al arrancar de nuevo el filtro o las bombas de subida, el agua estancada puede causar envenenamiento, estrés y en el peor de los casos la muerte de los habitantes del acuario.

El nitrito

Es producto del proceso de la nitración, o nitrosación, segunda etapa del ciclo del nitrógeno. Estos compuestos extremadamente tóxicos son el resultado de la degradación del amoníaco bajo la acción de las nitrosomonas, bacterias aerobias, en presencia de oxígeno. Numerosas especies de bacterias que transforman el amoníaco en nitritos dejan de actuar cuando el contenido en oxígeno del agua cae por debajo de 3 o 4 mg/litro. Ya a partir de los 5 mg de oxígeno por litro dejan de funcionar a pleno rendimiento. Para no poner en peligro el bienestar de los peces, se aconseja no sobrepasar nunca una tasa de 0.1 mg/litro de nitrito y mantener el acuario con una buena circulación de agua que asegure una oxigenación óptima.

El nitrato

Es producto de la nitratación, tercera etapa del ciclo del nitrógeno, son el resultado de la degradación del nitrito por acción de las nitrobacter, bacterias aerobias, en presencia de oxígeno. Se trata del producto final de la descomposición de las materias nitrogenadas. Es absorbido por algas, plantas y muchos de los corales de los acuarios marinos. El exceso debe ser retirado por medio de los cambios regulares y parciales de agua, de lo contrario, podríamos padecer una verdadera plaga de todo tipo de algas. El nitrato pese a su baja toxicidad, no debe sobrepasar los 100 mg/litro. Las bacterias que transforman el nitrito en nitrato son muy sensibles. A una concentración de oxígeno inferior a 6 mg/litro, su acción deja de estar asegurada. Un leve descenso de la concentración de oxígeno puede ser suficiente para frenar la actividad de las bacterias, o al menos para reducirla considerablemente.

Pasos a seguir para ciclar tu acuario:

Ahora que ya sabes en que consiste el ciclo del nitrógeno, te damos algunos sencillos pasos para que pongas en marcha tu nuevo proyecto:

  1. Montar, decorar y llenar el acuario.
  2. Colocar y poner en marcha la filtración. Es muy importante que nuestro filtro o sump cuente con abundante material biológico (canutillos, roca, biobolas, etc.) para albergar la mayor cantidad de bacterias posible.
  3. Añadir bacterias comerciales indicadas para el inicio de acuarios.
  4. Añadir alimento para peces o amoníaco para activar a las bacterias encargadas del ciclo del nitrógeno.
  5. Medir cada pocos días la presencia de nitritos y nitratos.
  6. Realizar cambios parciales de agua de forma regular.
  7. Una vez los niveles de nitrito estén por debajo de 0.1 mg/litro y haya presencia de nitrato en el agua, será el momento de introducir los primeros peces.
  8. Recuerda medir periódicamente los valores de nitrito en el agua, una subida puede estar indicando falta de oxígeno en el agua y poner en peligro todo el acuario.
  9. Es recomendable renovar nuestra colonia bacteriana añadiendo bacterias, preferiblemente junto a los cambios de agua.

Con todo lo que ya sabes, deberías ser capaz de iniciar el ciclado de tu propio acuario y saber que puede alargarse tanto o tan poco como presencia de nitrato haya en el agua de tu nuevo proyecto. ¿Todavía tienes dudas? Déjalas en los comentarios y te ayudamos.

Deja un comentario

Contraseña perdida

Registro