Cerianthus membranaceus

Cerianthus membranaceus

Gmelin, 1791
Corales
Cerianthus membranaceus
Cerianthus membranaceus

A pesar de su nombre común, no se trata de una anémona, pues se diferencia de ellas en que no posee un disco pedal para anclarse al sustrato. Vivir en un tubo compuesto por tu propia materia fecal, nematocistos descartados y mucosidad no es la residencia ideal de nadie, pero es lo que protege a la anémona tubo de los depredadores. Está disponible en varios colores, como el naranja, el púrpura, el negro y el blanco. Esta anémona tiene mala reputación entre los acuaristas, pero estudios recientes sugieren que esta fama puede ser inmerecida.

Nombre(s) común(es): Anémona tubo - Anémona tubiforme - Anémona tubo del mediterráneo

Medio:Alimentación:Comportamiento:Dimorfismo:Cría en Cautividad:Temperatura:Tamaño máx.:Volumen mín.:Salinidad:pH:kH:Corriente:, Iluminación:Dificultad:, Procedencia:, , , Longevidad:

El cuerpo de este cnidario está formado por una especie de bolsa, que se presenta introducida en un tubo formado por mucosas excretadas y que el animal va construyendo, con una cavidad central que hace las veces de boca y órgano excretor. El tubo cuenta con un tipo de nematocistos llamados cnidocitos que le protegen de ataques.

En la parte superior del animal, que es la visible, cuenta con dos coronas de tentáculos no retraibles, entre 150 y 200, rodeando la cavidad central que hace de boca y orificio excretor. La corona exterior presenta tentáculos mucho más largos que la interior, y a veces, de color diferente. Los tentáculos permanecen extendidos salvo que se le moleste o las condiciones del agua o iluminación no sean correctas; y cuentan con nematocistos urticantes para cazar y defenderse. Los tentáculos interiores los utiliza para manipular sus presas hacia la boca.

No tiene aparato circulatorio ni nervioso, las propias células se encargan individualmente de tomar el oxígeno que precisa para su supervivencia.

Los colores pueden ser blancos, amarillos, marrones, verdes, azules, violáceos, naranja o rosas. Y en ocasiones son fluorescentes.

Se desconoce su longevidad, pero en el acuario de Nápoles hay ejemplares de alrededor de cien años.

Hay muchas variedades de Cerianthus y son fácilmente confundibles, muchos aficionados llegan a confundirlas con pepinos de mar cuando son pequeñas.

Tanto el diámetro del disco oral, como la longitud total del animal adulto, alcanzan los 40 cm. Aunque se han registrado ejemplares de 1 m de longitud.

Acepta trozos pequeños de casi cualquier marisco, mysis y artemia. Para su mantenimiento es aconsejable alimentar varias veces a la semana, ya que carece de simbiontes fotosintéticos.

Su distribución geográfica comprende el Mediterráneo, el mar Cantábrico, el Mar Rojo y el Indo-Pacífico, ubicándose en las zonas protegidas de corrientes del arrecife y en aguas ricas en plancton.

Su comportamiento es similar a la anémona Aiptasia, por lo que supondrá una amenaza para los peces pequeños y los corales cercanos a ella.

Si se llegase a producir una picadura en nuestros peces, esta es de aspecto desagradable, sin embargo rara vez es fatal, sobre todo si nuestros peces gozan de buena salud.

La mayoría de peces ignorarán a esta especie, pero algunos pueden morderles el tubo protector o a los animales que residen en él.

Hay que destacar que esta «anémona» no alberga peces payaso.

Prefiere las corrientes débiles a moderadas, que le permitan cazar pequeñas presas.

No posee algas zooxantelas que le proporcionen alimento fotosintético. El rango de profundidad donde habita va desde los 0’5 m hasta los 400 m, por lo que la intensidad lumínica es indiferente.

No es habitual ver más de un ejemplar, aunque se pueden tener en grupos en acuarios de más de 150 L.

Se debe contar con un sustrato arenoso, de unos 12 cm de profundidad, en el que se hará un hoyo para situarla. Tras su instalación en el acuario pueden pasar algunos días hasta que muestre los tentáculos completamente extendidos.

Conviene dejar espacio a su alrededor, para evitar que pueda dañar corales con sus tentáculos urticantes.

Hablar de unos parámetros concretos en esta especie es casi misión imposible, ya que se distribuye mundialmente y en rangos muy variados. Se conoce que la temperatura donde mejor habita comprende entre los 8 y los 20ºC. Aunque muchos acuaristas la mantienen con los parámetros básicos recomendados para un acuario de arrecife.

Parámetros óptimos acuario marino

Evita comprar ejemplares pequeños o con los tentáculos muy cortos, ya que puede haber pasado hambre durante mucho tiempo.

Dales mucho espacio en el acuario y colócalos en el sustrato, para su supervivencia es esencial poder enterrarse.

Se reproduce sexualmente, nunca por gemación o bipartición. Son hermafroditas, y producen óvulos y espermatozoides, evitando así la autofecundación. Tras la fecundación, las larvas plánulas presentan un primer estado denominado “cerinula”, en el que ya aparecen claramente diferenciadas una cavidad gástrica, un orificio anal/bucal y numerosos tentáculos.

La reproducción en el acuario es casi imposible debido a los sistemas de filtración y resto de equipos utilizados.

Deja un comentario

Contraseña perdida

Registro