Condylactis gigantea

Condylactis gigantea

Weinland, 1860
Corales
Condylactis gigantea
Condylactis gigantea

Esta resistente anéona no hospeda peces payaso, aunque algunas especies de estos pueden adoptarla en ausencia de otra más adecuada. La coloración varia de blanco a púrpura, con diferentes tonalidades intermedias.

Si hay un animal que se pueda calificar de anémona para principiantes es este. Es atractiva y una de las especies más sencillas de mantener en un acuario.

Nombre(s) común(es): Anémona gigante del Caribe - Anémona dorada gigante - Anémona condilactis - Anémona haitiana - Anémona de punta rosada - Anémona de punta púrpura - Caramelo de Florida.

Medio:Tipo:Alimentación:Comportamiento:Cría en Cautividad:Temperatura:Tamaño máx.:Volumen mín.:Salinidad:pH:kH:Calcio:Magnesio:Iluminación:, Dificultad:Procedencia:, Longevidad:

La Condilactis gigantea es una especie tropical de anémona de bola que se encuentra en los arrecifes poco profundos y otras zonas costeras poco profundas del Mar Caribe -más concretamente en las Indias Occidentales- y el Océano Atlántico occidental, incluido el sur de Florida a través de los Cayos de Florida.

Esta especie puede verse fácilmente creciendo en lagunas o en arrecifes interiores, ya sea como individuos o grupos sueltos, pero nunca como colonias. A menudo se utilizan como organismo modelo junto con otros de su género para la simbiosis facultativa con algas monocelulares.

Es de las denominadas hospedantes, que realizan simbiosis con otros animales, en su caso con peces cardenal (género Apogon), los cuales inhiben la liberación de las células urticantes que poseen sus tentáculos estableciendo una relación de convivencia. De esta manera, los peces se protegen de sus predadores entre los tentáculos urticantes de la anémona, y esta se beneficia de la limpieza de su disco oral y tentáculos como consecuencia de los continuos movimientos de los peces. También hospedan gambas Periclimenes anthophilus,​ Periclimenes yucatanicus o cangrejos Stenorhynchus seticornis.

Existen muchas especies del género Condylactis, por lo que confundirlas es algo muy habitual.

Los especímenes grandes llegan a tener un disco tentacular de entre 15 y 20 cm de diámetro.

Esta anémona recibirá la mayor parte del alimento que necesita por medio de sus algas simbióticas y atrapando partículas de la columna de agua, pero aceptará de buen agrado trozos de marisco, mejillones, berberechos o almejas.

Se encuentra en los arrecifes poco profundos y otras zonas costeras poco profundas del Mar Caribe -más concretamente en las Indias Occidentales- y el Océano Atlántico occidental, incluido el sur de Florida a través de los Cayos de Florida.

Picará a sus vecinos y a cualquier cosas que se acerque demasiado.

Algunos peces ángel grandes pueden morder a esta especie.

Puede suponer una amenaza para los peces, pero este comportamiento raras veces se produce en el acuario.

Se adapta a cualquier tiempo de corriente, aunque con una corriente de media a fuerte, le será más fácil atrapar comida de la corriente del agua.

Posee algas zooxantelas que le proporcionaran alimento natural, por lo que deberás proporcionarle una iluminación de media a fuerte para garantizar la salud de tu ejemplar.

Es una anémona que crece en solitario o en grupos, el límite lo pone el acuarista.

Un acuario de 150 L o más sería ideal para mantener a esta especie. Lo mejor será colocarla alejada de otros corales para evitar picaduras, pero al tratarse de una anémona puede soltarse y dejarse arrastrar por la corriente hasta encontrar un lugar más conveniente.

Parámetros básicos recomendados para un acuario de arrecife:

Magnesio: 1200 – 1400 ppm
Calcio: 390 – 430 ppm
Nitratos: 2 – 10 ppm
Nitritos: 0 ppm
Amonio / Amoniaco: 0 – 0.1
Fosfato: 0 – 0.05 ppm
pH: 8.1 – 8.4
Alcalinidad: 7 – 11 dKH
Salinidad: 1.024 – 1.026 sg
Temperatura: 24.4 – 28.3ºC

Evite los especímenes desinflados. Los ejemplares sanos tendrán una apariencia robusta, con una columna y tentáculos completamente hinchados.

Puede infligir una poderosa picadura a acuaristas imprudentes, así que si vas a manipularla… ¡Utiliza guantes!

La reproducción, tanto asexual como sexual, es rara de ver en los acuarios domésticos, pero puede darse el caso.

Deja un comentario

Contraseña perdida

Registro