Haliclona caerulea

Haliclona caerulea

Hechtel, 1965
Esponjas
Haliclona caerulea
Haliclona caerulea

Es un animal bello, apreciado por su vivido color azul, aunque muy poco conocido por los aficionados. No sólo soporta la luz fuerte, sino que crece bajo la misma, y a menudo se la encuentra en las rocas que albergan a los corales duros, los cuales necesitan de una iluminación fuerte y directa.

Nombre(s) común(es): Esponja tubular azul - Esponja azul

Medio:Tipo:Alimentación:Cría en Cautividad:Temperatura:Tamaño máx.:Salinidad:pH:kH:Calcio:Magnesio:Corriente:, Dificultad:, Procedencia:Estructura:,

Haliclona caerulea es una especie de esponja marina de la familia Chalinidae. La denominación de la especie responde a su etimología: del latín caeruleus (coe-), -a, -um = cerúleo, de color azul, semejante al del cielo, o al marino.

Es una esponja colonial del tipo incrustante, normalmente anclada a rocas y ramas de corales de arrecifes.

De forma masiva lobulada, entre 2 y 15 cm de altura, con formas montañosas y ósculos elevados en el extremo de los lóbulos. Los ósculos son circulares u ovales, de entre 1.3 y 5.0 mm de diámetro, y están rodeados de una membrana elevada translúcida, de algunos milímetros de altura.​ El cuerpo tiene simetría radial y está compuesto, en su parte externa, ectodermo, por células conjuntivo planas muy contráctiles. La parte interna está formada por células denominadas coanocitos, dotadas de un flagelo, y tienen una doble función: la alimentaria y la del mantenimiento de la corriente de agua desde el exterior de la esponja hacia su interior. Entre ambas capas se sitúa una sustancia más o menos densa, gelatinosa, mesoglea, que contiene diversos tipos de células, las móviles, amebocitos, que se encargan de comunicar la capa exterior con la interior y de transportar el alimento; otras, esclerocitos, son las encargadas de segregar una especie de esqueleto de sostén del cuerpo de las esponjas, formado por espículas calcáreas o silíceas o por fibras de espongina.

Como su nombre indica, su color más frecuente es azul, aunque puede ser beige o blanca.

La esponja púrpura Haliclona molitba es muy similar en forma y tamaño, pero se distingue principalmente por el color.

Pueden crecer mucho. El diámetro de los ejemplares que solemos encontrar en tienda no supera las 15 o 20 cm. Pero mientras tengan espacio y alimento del que sacar provecho, crecerán sin límite.

Su alimentación se basa en fitoplancton y microplancton. En el acuario deberemos añadir preparados comerciales para mantenerla con vida, ya que la posición donde la coloquemos y la corriente serán sus únicos medios para alimentarse.

Esta especie de color azul se encuentra a menudo en el Indo-Pacífico, aunque su distribución geográfica comprende el Atlántico tropical occidental, desde Florida, el Golfo de México, Mar Caribe y , llegando hasta las Antillas, y en las costas del Pacífico de México y Panamá.​

Se ubica tanto en camas de hierba marina del género Thalassia, como en suelos rocosos de arrecifes. Suele encontrarse en aguas superficiales y soleadas como las de las lagunas coralinas.

Es bastante agresiva. Puede invadir a otros animales pegados al sustrato en el acuario o irritarlos con secreciones toxicas.

Pueden ser mordidas por los peces, entre ellos los peces ángel, pero las defensas químicas de esta especie en concreto hace que esto sea poco probable.

No dañara a ningún pez.

Las corrientes fuertes son esenciales para el bienestar de esta esponja.

No necesita ninguna luz, pero puede soportar la iluminación directa.

Parámetros básicos recomendados para un acuario de arrecife:

Magnesio: 1200 – 1400 ppm
Calcio: 390 – 430 ppm
Nitratos: 2 – 10 ppm
Nitritos: 0 ppm
Amonio / Amoniaco: 0 – 0.1
Fosfato: 0 – 0.05 ppm
pH: 8.1 – 8.4
Alcalinidad: 7 – 11 dKH
Salinidad: 1.024 – 1.026 sg
Temperatura: 24.4 – 28.3ºC

Evite los especímenes pálidos o cuyo pigmento azul fuerte tenga manchas descoloridas; las de tejido marrón indican que estas zonas se están muriendo.

Esta esponja no soporta las materias suspendidas en el acuario, como las partículas de arena fina y los detritos, los cuales pueden atascar sus sifones inhaladores.

No exponga la esponja al aire, ya que se pueden formar burbujas en el tejido al sumergirla, lo que causará la muerte del área circundante.

A veces se desprenden partes de su cuerpo que pueden unirse al sustrato y formar una nueva colonia.

Deja un comentario

Contraseña perdida

Registro