Limnophila sessiliflora

Limnophila sessiliflora

Blume, Bijdr. (1826)
Plantas y Algas
Limnophila sessiliflora
Limnophila sessiliflora

La Limnophila sessiliflora o comúnmente llamada ambulia es una planta acuática, muy común en acuarios amazónicos y/o tropicales. Una de sus características principales es su acelerado crecimiento, llega a crecer unos 3 centímetros por semana, alcanzando una altura máxima de 3 metros dependiendo de las condiciones de luz. Esta planta no requiere de una luz muy intensa, y es muy resistente a los cambios químicos del agua.

Nombre(s) común(es): Ambulia

Medio:Tipo:Dimorfismo:Cría en Cautividad:Temperatura:Tamaño máx.:Volumen mín.:pH:gH:Iluminación:, Dificultad:Procedencia:, , , , ,

Estas plantas acuáticas del género Limnophila, son muy conocidas para su uso en el acuario, por su porte alto, su color verde intenso, gran resistencia a diferentes condiciones del agua, y su sencillez de mantenimiento en el acuario. Son ideales para colocar en la zona media o el fondo del acuario de estilo amazónico o tropical, debido a que es una planta muy frondosa, y que tiene un color verde muy intenso.

En cuanto a su tamaño, puede llegar a medir unos 40 o 50 centímetros de altura, lo que la convierte en una planta ideal para colocar al fondo del acuario, o en zonas medias, dependiendo del aspecto que queramos crear. De su tallo erguido, surgen varios entrenudos, situados a un centímetro más o menos de distancia entre cada uno de ellos, desde donde ramifica la planta con tallos laterales, de los que aparecen las hojas, que adoptan una posición similar a la de una palmera.

Su forma tiende a disponerse como si se tratara de pequeñas copas de árboles, que se superponen unas a otras y que se unen más, a medida que la iluminación es más intensa.

Es una planta relativamente fácil de hacer crecer y mantener, apta para cualquier aficionado que comienza. Su aclimatación es rápida y crece muy bien.

Es muy común confundirla con otra planta muy parecida llamada Cabomba caroliniana comúnmente conocida como «cabomba». A simple vista parecen iguales, pero si nos fijamos en las hojas de cada una vemos como la Cabomba tiene sólo 2 hojas por nudo y la Ambulia, en cambio, tiene una agrupación de pequeñas hojas en cada nudo.

Pueden llegar a medir unos 40 o 50 centímetros de altura, sumado a su gran frondosidad que hace que parezcan tener un tamaño mayor del que tienen.

Por su gran tamaño y frondosidad, de hasta 50 cm de longitud se recomienda solo en acuarios con suficiente profundidad y anchura, desaconsejando aquellos con 40 cm o menos de profundidad. Esta planta tiene un elevado crecimiento tanto en longitud como en frondosidad lo que produce con mucha rapidez zonas de sombra a sus propias hojas inferiores.

Se recomienda en acuarios con al menos 100 L de volumen.

Los mejores resultados se obtienen con temperaturas entre 24 – 27 ºC, por encima o por debajo de estos límites el crecimiento de la Ambulia es más lento, lo que no tiene por que ser algo necesariamente malo, ya que en momentos óptimos puede crecer hasta 5 centímetros-semana, pudiendo ajustar la luz a las necesidades de espacio del acuario. Con las temperaturas inferiores o superiores es diferente, por debajo de 20 ºC o superior a 30 ºC, la planta lo pasa mal incluso puede llegar a morir.

  • pH: 6.0 – 7.5
  • Dureza: 3 – 15 dGH
  • Temperatura: 20 – 28 °C

Su color es verde intenso y si le aportamos CO2 llega a ser «brillante».

La distribución de esta planta está situada sobre todo en India, Pakistán, Sri Lanka, Indonesia, China meridional y Japón, aunque por su gran capacidad para adaptarse a diferentes ambientes ha invadido otras regiones donde se considera una planta invasora llegándose a documentar extensas poblaciones en represas, lagos, arroyos y campos de arroz.

Requieren una iluminación media a alta, que se puede estar entorno a los 0,7 – 1,5 W/L.

Si la iluminación es más intensa, el crecimiento es más denso y apretado, mientras que con una iluminación menos intensa, se puede observar como la planta se torna más alargada, con un color menos vivo y su vegetación se torna menos densa.

El sustrato debe estar compuesto por grava fina, que facilitará su enraizamiento para los acuarios «low tech”. Para los acuarios «high tech» deben ir en sustratos enriquecidos como requiere este tipo de acuarios.

Se pueden abonar con productos comerciales ricos en nitrato, fosfato y potasio.

Esta planta se reproduce con facilidad a través de esquejes. La forma más sencilla es sacar un esqueje cortando unos diez centímetros de la parte superior de la planta. Retiramos las hojas que queden en la parte inferior, para no enterrarlas, luego metemos con una pinza el esqueje en el sustrato hasta el fondo del acuario.

Tendremos la precaución de separar los nuevos esquejes, lo suficiente de la planta originaria, para que no se peguen en exceso y se hagan sombra. En pocos días, el nuevo esqueje comenzará a crear su propio sistema de raíces y se desarrollará una nueva planta, igual de frondosa que la anterior.

Para que se mantenga bien con todas sus hojas es conveniente hacer podas de clareo a menudo ya que tiende a taparse la luz a sí misma y las hojas inferiores, al quedar en sombra, se tornan marrones y se caen. Elevar la temperatura más allá del rango tolerable por la planta puede dañar los tejidos e incluso provocarla la muerte.

A pesar de que es muy sencilla su reproducción y su crecimiento es muy fuerte, no es conveniente utilizarla en un acuario con peces herbívoros, porque en su crecimiento es una planta frágil, que se puede romper con facilidad.

Hay que tener muy en cuenta que la planta una vez emerge puede cambiar su morfología por completo (ver galería).

Deja un comentario

Contraseña perdida

Registro