Lysmata amboinensis

Lysmata amboinensis

Crustáceos
Lysmata amboinensis
Lysmata amboinensis

Es una de las gambas favoritas de los acuaristas, y resulta muy fácil de conseguir y mantener. Se adaptará bien a cualquier acuario marino y es ideal para principiantes. La especie es una parte natural del ecosistema de los arrecifes de coral y está extendida por los trópicos, típicamente viviendo a profundidades de 5-40 metros.

Nombre(s) común(es): Camarón limpiador - Gamba limpiadora

Medio:Tipo:Alimentación:Comportamiento:Dimorfismo:Cría en Cautividad:Temperatura:Tamaño máx.:Volumen mín.:Salinidad:pH:kH:Calcio:Magnesio:Dificultad:Procedencia:, Reef Safe:Longevidad:

Lysmata amboinensis puede alcanzar una longitud corporal de 5-6 centímetros y tiene largas antenas blancas. Los gambas maduras son de color pálido con bandas longitudinales en su caparazón; una banda blanca central con bandas rojas escarlatas más amplias a cada lado, el cuerpo y las patas son de color ámbar pálido. Tiene un par de ojos acechados, aunque los experimentos sugieren que tienen una visión gruesa y son daltónicos; esta baja resolución espacial hace que sea poco probable que puedan ver los llamativos patrones de otros camarones o peces tropicales

Este ejemplar tiene un largo estado larvario y una maduración sexual inusual, siendo inicialmente un macho pero convirtiéndose en un hermafrodita funcional una vez maduro.

Es popular en los acuarios domésticos y públicos, donde se le conoce comúnmente como el camarón limpiador; esto se debe a sus llamativos colores, su naturaleza pacífica y su útil relación simbiótica de limpieza.

Se le puede llegar a confundir con la gamba Lysmata grabhami, pero esta tiene una delgada línea blanca en los bordes de su gran cola roja.

Su tamaño es de unos 6 cm sin contar son sus largas antenas blancas.

En su medio natural, esta especie obtiene la mayoría de su comida limpiando los peces de parásitos. También se introduce en la boca de grandes depredadores en busca de tejidos muertos que les queden entre sus dientes después de estos alimentarse.

Este comportamiento también es visible en acuarios domésticos, pero completará su dieta sin problemas con escamas, gránulos, mysis y casi con cualquier cosa comestible que entre en el acuario.

Se encuentra ampliamente distribuido en el Mar Rojo y en aguas tropicales de los océanos Índico y Pacífico.

Conforme crece, esta especie se vuelve cada vez más osada. Puede llegar a robarle comida a otros invertebrados sésiles y molestar a las especies sobre las que decida descansar, pero suele hacerlo por poco tiempo.

Los ejemplares más grandes pueden llegar a atacar a peces que estén muy débiles o que sean muy, muy pequeños. No es un comportamiento habitual si se mantiene alimentada correctamente.

Hay testimonios de acuaristas que las han visto comiéndose a caracoles del acuario, pero es más que probable que estos ya estuvieran en las últimas.

No supone una amenaza para ningún coral.

Se puede mantener en solitario o en grupos. Es probable que no reciba de buen agrado a nuevas gambas o camarones, pero el comportamiento si el espacio lo permite se mitiga en pocas horas.

Se puede mantener en acuarios pequeños de al menos 50 L, pero para parejas o grupos de mas de 3 ejemplares habrá que dotarlas de mayor espacio para evitar disputas por el territorio.

Es fundamental mantenerlas en acuarios donde haya rocas, escondites y cuevas, ya que la mayoría del tiempo los pasará descansando en estos lugares y serán un buen lugar donde buscar restos de comida y parásitos.

Los parámetros óptimos recomendados para un acuario de arrecife:

Parámetros óptimos acuario marino

Al poco tiempo de llegar a nuestro acuario es normal que la gamba mude su exoesqueleto, de primeras puede parecer que el animal a muerto, pero es un comportamiento normal que se repite cada 3/8 semanas o después de algún cambio brusco en los parámetros del acuario.

Con cada muda el animal crecerá un poco más, hasta llegar a su tamaño adulto, donde es posible que estas mudas se alarguen en el tiempo o ni siquiera se produzcan.

Se puede llegar a reproducir en el acuario, pero no será tarea fácil. A continuación os detallamos como se produce el apareamiento y su complejo estado larvario, hasta llegar a convertirse en lo que vemos en las tiendas.

Aunque su naturaleza es hermafrodita, se necesita al menos de dos individuos para que la reproducción se produzca. Si bien cada ejemplar es capaz de producir huevos y espermatozoides, cada uno usa su esperma para fertilizar los huevos de otro y es incapaz de autofertilizarse, favoreciendo de esta forma la variabilidad genética.

El apareamiento se produce justo después de la muda de la hembra. El macho monta a la hembra y deposita su esperma en el receptáculo de esperma de la hembra. La hembra puede almacenar el esperma durante varios meses antes de fertilizar los huevos.

En un desove, el camarón adulto pondrá entre 200 y 500 huevos que inicialmente se adhieren a las patas y son de color verdoso; los huevos se hinchan y se aclaran antes de eclosionar y algunos se vuelven plateados el día de la eclosión. Los huevos eclosionan alrededor del atardecer liberando larvas de 3-4 milímetros en la columna del agua.

Las primeras larvas se llaman nauplios que eclosionan en larvas más desarrolladas llamadas zoas y pasan por una etapa planctónica de flotación libre. Durante este tiempo se alimentan de plancton y mudan a través de 14 etapas identificadas que crecen hasta aproximadamente 2 centímetros (0,79 pulgadas) de longitud durante 5-6 meses. En este punto las larvas se asentarán y se metamorfosearán en una forma más madura, aunque todavía no es el estado adulto. Esto se logra después de varias mudas que ocurren cada 3-8 semanas.

Cada camarón nace como macho, pero después de unas pocas mudas se convertirá en hermafrodita permitiéndole funcionar como macho y hembra en interacciones con otro camarón; estos camarones no tienen una forma femenina pura. Esta forma de maduración sexual se describe científicamente como ‘hermafroditismo protárico simultáneo’ y es exclusiva del camarón Lysmata entre otros crustáceos decápodos.

Deja un comentario

Contraseña perdida

Registro