Vallisneria americana

Vallisneria americana

Antonio Vallisneri (1661-1730); Linneo (1753)
Plantas y Algas
Vallisneria americana
Vallisneria americana

Vallisneria americana, comúnmente llamada apio silvestre, hierba cinta o anguila, es una planta de la familia de las hidrocariáceas. El nombre gigantea es el que usan comúnmente los distribuidores, pero su nombre científico correcto es Vallisneria americana, conteniendo una variedad llamada "Biwaensis" o "Tirabuzón". Es una especie de agua dulce que puede tolerar la sal, viviendo en gran variedad de salinidades, aunque el límite de la tolerancia a la sal no está claro y existe controversia en la comunidad científica, y depende en general de la duración e intensidad de la exposición de las plantas al agua salada. Es una planta de raíces profundas con hojas de 2 - 3 cm de ancho, con la capacidad de elevarse dos o más metros por encima de la base de la planta. La Vallisneria americana crece bajo el agua y es consumida por varios animales, incluyendo algunas variedades de anátidas. Las plantas en sí son largas, blandas, planas y tienen una cresta media verde.

Nombre(s) común(es): Vallisneria gigantea, hierba cinta, apio silvestre

Medio:Tipo:Dimorfismo:Temperatura:Tamaño máx.:Volumen mín.:pH:gH:Iluminación:, Dificultad:Procedencia:,

La Vallinisneria americana («Gigantea») es una de las plantas acuáticas más populares en los acuarios de agua dulce y salobre. Existe una gran controversia debido a la popularización del nombre «gigantea» utilizado comúnmente por los distribuidores, pero su nombre científico correcto es Vallisneria americana, conteniendo una variedad llamada «Biwaensis» o «Tirabuzón».

Su gran capacidad de adaptación a diversas condiciones de agua sobre todo a grandes cambios de salinidad, su gran tasa de crecimiento y su intensa coloración hacen que sea fácilmente mantenida por los aficionados de primer nivel.

Puede vivir tanto en aguas estancadas como en aguas con fuerte intensidad de corriente y aunque no es exigente con sustrato, donde mejor prolifera es sobre material arcilloso con algo de arena y mantillo, y con un grosor suficiente (6 a 8 cm) que favorezca su desarrollo radicular. Muy aconsejable para principiantes al ser una planta de fácil mantenimiento, y apta incluso para su mantenimiento en estanques en zonas de inviernos suaves. Sus hojas basales, verdes, en forma de filamento con la punta redondeada y con un margen aserrado hacia el frente nacen agrupadas directamente de un rizoma dejando nodos a intervalos regulares.

La flores masculinas y femeninas crecen en plantas de pies distintos (dióica). Las flores masculinas, amarillas y de forma ovoide, miden aproximadamente 1 mm, y son muy numerosas, creciendo agrupadas en inflorescencias en la base de las plantas. Las flores femeninas crecen de forma solitaria hasta la superficie del agua mediante tallos largos en forma de espiral. Tienen 3 pequeños pétalos de color blanco verdoso o transparente con un tubo en forma vaina, de unos 3 cm de largo. La polinización tiene lugar en verano. Las flores masculinas se separan por si solas cuando están maduras y flotan en la superficie hasta alcanzar las flores femeninas. Una vez que se ha producido la fecundación, el tallo de la hembra se contrae en espiral, arrastrando la flor hacia la parte inferior, donde maduran las semillas.

Su crecimiento es rápido bajo condiciones de luz intensa, encontrándose casos de hasta 1 cm al día en condiciones ideales, pudiendo alcanzar sus hojas 4 cm de anchura y hasta 3 m de longitud en el medio natural. Aunque en acuarios su tamaño promedio alcanzado es de unos 200 cm.

Por su gran tamaño, hasta 4 cm de ancho y 3 m de longitud se recomienda solo en acuarios con suficiente profundidad, desaconsejando aquellos con 40 cm o menos de profundidad.

Esta planta acepta todo tipo de corrientes, desde aguas estancadas hasta corriente intensa, siempre que el sustrato sea suficiente para que la raíz se desarrolle y la sostenga agarrada a él.

  • pH: 6.5 – 7.3
  • Dureza: 4 – 18 dGH
  • Temperatura: 20 – 26 °C

Puede darse en los dos hemisferios tropicales y subtropicales con localizaciones muy variadas que incluyen: en Iraq, China, Japón, Corea, India, Papúa Nueva Guinea, Filipinas, Australia, Canadá, Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras, Cuba, República Dominicana, Haití y Venezuela.

La iluminación es muy importante para un buen color verde, aconsejándose iluminaciones de media a fuerte. Para un crecimiento óptimo se recomiendan 0,7 vatios por litro, una vez alcanzado el tamaño deseado se puede reducir la iluminación para ralentizar su crecimiento.

Crece bien en sustratos arenosos y de grava, pero es aconsejable la utilización de una mezcla formada a base de arena, arcilla y mantillo a partes iguales y con un grosor suficiente (6 a 8 cm) que favorezca su desarrollo radicular.

Esta planta ha de mantenerse siempre en estado sumergido ya que se seca muy pronto al aire. Al tratarse de una planta de crecimiento rápido, necesita de abonados periódicos con abundante aporte de hierro. Si se desea recortar las hojas por su excesiva longitud, el corte deberá ser en diagonal, de una sola vez y con un instrumento muy afilado. Las hojas rotas o mal cortadas mueren con facilidad. La poda es esencial en esta planta sobre todo si ha alcanzado una gran superficie ya que puede crear grandes zonas de sombra o limitar la luz de otras especies que la necesiten.

Se debe tener un cuidado especial con sus raíces, para evitar que se aplasten en el momento en  que las vayamos a enterrar y  que su base se encuentre bajo el sustrato. Si esto llegara a pasar, provocará que la planta se pudra.

Deja un comentario

Contraseña perdida

Registro