Xiphophorus hellerii

Xiphophorus hellerii

Heckel, 1848
Peces
Xiphophorus hellerii
Xiphophorus hellerii

Xiphophorus hellerii es una especie de pez de agua dulce de la familia Poeciliidae del orden Cyprinodontiformes. Está estrechamente relacionado con el pez Platy (X. maculatus) y puede cruzarse con él. Es nativo de América del Norte y Central que se extiende desde Veracruz (México) hasta el noroeste de Honduras.

Nombres comúnes: Xipho - Cola de espada

Medio:Tipo:Alimentación:Comportamiento:Dimorfismo:Cría en Cautividad:Temperatura:Tamaño máx.:Volumen mín.:pH:gH:Corriente:, Dificultad:, Procedencia:, Longevidad:

La forma salvaje es de color verde oliva, con una raya lateral roja o marrón y motas en las aletas dorsales y, a veces, en las caudales. La «espada» del macho es amarilla, con el borde negro debajo. La cría en cautiverio ha producido muchas variedades de color, incluyendo negro, rojo y muchos patrones de los mismos.

Dependiendo de las condiciones del acuario donde viva, puede llegar a vivir hasta los 4 años.

Los machos xiphos crecen hasta una longitud total máxima de 14 centímetros (5,5 pulgadas) y la hembra hasta 16 centímetros (6,3 pulgadas).

Son omnívoros, así que estos peces se alimentan de todo, principalmente de alimentos ricos en proteínas como la artemia, daphnia, larvas de mosquito, etc. En el acuario pueden alimentarse sin problemas con comida comercial para peces tropicales, incluidas las comidas con vegetales.

Los alevines de Xipho pueden sobrevivir sin ningún tipo de comida especial, pero es aconsejable alimentarlos con infusorios, artemia recién eclosionada o alimento comercial especial para crías. De esta forma conseguiremos un crecimiento rápido y fuerte.

También son muy populares las papillas caseras, algunos acuaristas las preparan con mejillón, gambas, guisantes, etc,

La alimentación de esta especie no supone ningún problema, pero como con el resto de los peces, si lo es la sobrealimentación, por lo que tendremos que tener cuidado y alimentar en pequeñas dosis que los peces sean capaces de consumir en menos de 1 minuto.

El Xipho prefiere los ríos y arroyos de flujo rápido y vegetación abundante, pero también se encuentra en manantiales y canales cálidos. Por lo que imitar su hábitat original será la mejor opción a la hora de mantenerlos en acuarios.

Pueden ser mantenidos en acuarios relativamente pequeños, pero lo ideal es tenerlos en un mínimo de 100 L, bien oxigenados y con plantación periférica.

X. hellerii se ha convertido en una plaga molesta como especie introducida en varios países. Ha causado daños ecológicos debido a su capacidad de reproducirse rápidamente en grandes cantidades. Se han establecido poblaciones silvestres en el África meridional, entre ellas en Natal, Hawai, Madagascar y Transvaal oriental en Sudáfrica y en el lago Otjikoto en Namibia. También se han establecido poblaciones importantes a lo largo de la costa oriental de Australia.

Los Xiphos son peces tropicales y se recomienda mantenerlos en temperaturas entre los 22 °C y 28 °C (óptima: 25 °C), aunque son peces muy tolerantes con las condiciones del agua, siendo posible criarlos a temperatura ambiente si ésta no se aleja mucho de este intervalo.

El mantenimiento de estos peces requiere un pH entre 6,5 y 7,5. Se recomienda que la dureza del agua esté entre 15° y 30° dGH.

En líneas generales, son pacíficos e ignorarán al resto de los peces, sin embargo, los machos son muy territoriales y se perseguirán entre sí por el dominio de las hembras. A veces pueden ser molestos con otros peces, sobre todo si el tamaño del acuario es pequeño.

Para mitigar estos posibles comportamientos entre los machos se aconseja mantener un macho por cada cuatro hembras.

La cantidad de peces que podemos mantener en un acuario depende de muchos factores, pero se recomienda no superar la cantidad de 1 Xipho por cada 15 litros.

El nombre «cola de espada» se deriva del lóbulo inferior alargado de la aleta caudal del macho. El dimorfismo sexual es moderado, siendo la hembra más grande que el macho, pero sin la «espada».

Los machos tienen gonopodio, una adaptación para poder retener a la hembra, copular y así fertilizar los huevos en su interior.

Muy fácil. Esta especie es ideal para el acuarista que desee experimentar rápidamente en el campo de la reproducción, sin demasiadas complicaciones y de manera sencilla.

Estos peces son ovovivíparos, es decir que los huevos son incubados dentro de la hembra. El macho los fertiliza a través del gonopodio, introduciendo el espermatóforo, del cual la hembra podrá utilizar una parte y reservar otra para varias fertilizaciones posteriores.

El período de incubación será de 4 a 6 semanas aproximadamente, dependiendo de la alimentación, temperatura, luminosidad, etc., luego del cual nacerán los alevines ya formados.

Es normal ver a los padres tratando de comerse las crías, por lo cual deberán tomarse las medidas necesarias, como disponer de abundantes plantas y escondites, algún tipo de malla que permita pasar a los alevines hacia abajo, o la clásica «paridera» ( pequeño recipiente de plástico flotante con una rejilla en el punto medio, dentro del cual se coloca a la hembra cuando está a punto de parir ).

A los recién nacidos se les podrá suministrar directamente naupilos de artemia. Son de crecimiento relativamente lento: entre 9 meses y un año en llegar a la adultez.

Ríos y arroyos de corrientes suaves y aguas cristalinas de Centroamérica y América del norte, desde el Estado de Veracruz (México) hasta el noroeste de Honduras y Guatemala. Introducido en Sudáfrica (KwaZulu-Natal, Transvaal y Namibia).

1 comentario

  1. Un clásico en los acuarios para principiantes. Fácil de cuidar y bastante tolerante con los parámetros. Un acierto si empiezas en esto de los acuarios o no quieres complicaciones.

    Responder

Deja un comentario

Contraseña perdida

Registro